fbpx
LA SATISFACIÓN LABORAL: más allá de la nómina. - Take Fruit
701
post-template-default,single,single-post,postid-701,single-format-standard,woocommerce-no-js,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

LA SATISFACIÓN LABORAL: más allá de la nómina.

Fruta para oficinas

 

Hubo un tiempo en que el máximo lujo que se podía esperar de una empresa – más allá del sueldo- era un vale de economato, turrón por Navidad y una cubertería a los veinte años de fidelidad.

Hoy los trabajadores tienden a reclamar valores intangibles: respeto, independencia, calidad de vida…

La empresa sale ganando.  Expertos en relaciones laborales señalan que, en trabajos que requieren un elevado nivel de iniciativa personal, cuidar la calidad de vida de los trabajadores acaban siendo beneficioso para las empresas, aunque cuidar esta calidad de vida requiere inversiones y al principio pueda parecer más costoso. La conclusión se basa en que, si un trabajador se encuentra a gusto con su trabajo, estará más motivado y rendirá más. Ejemplos de empresas como Google en Estados Unidos o MRW en España, que cuidan el bienestar de los trabajadores y obtienen grandes beneficios, sustentan esta teoría.

¿Qué piden los trabajadores?

Lo que piden va más allá del salario, es calidad de vida.

Según el informe “Change Your Space, Change Your Culture” (Wiley, 2014) el 50% de los empleados se siente infeliz en su trabajo, un 70% reconoce que va a trabajar por pura inercia y un 35% está valorando seriamente dar un giro a su vida profesional y cambiar de trabajo en cuanto le sea posible. Quizá pienses que esos trabajadores se sienten infelices y desmotivados porque ganan un sueldo miserable, quizá sí, pero ¿y si tuvieran carencia de otro tipo de beneficios complementarios a  su salario? Cierto es que en los últimos años las políticas retributivas de las empresas se han recortado tanto como el resto de ventajas laborales a los que estábamos acostumbrados en otras décadas más afortunadas, pero también es un hecho que el nuevo trabajador del siglo XXI valora más que sus antepasados otros valores no monetarios:

  • sentirse reconocidos,
  • desempeñar un trabajo interesante,
  • disfrutar de la flexibilidad de horarios,
  • acceder a cursos y talleres de formación continua para seguir creciendo profesionalmente,
  • beneficios sociales,
  • participar en actividades que mejoren la comunicación interna de un sitio donde pasan tantas horas al día…

…Y es que la satisfacción laboral va más allá de la nómina.

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar