Con la llegada del otoño se inaugura la temporada de higos, una de las frutas cuyo tiempo de consumo es más corto, aproximadamente de septiembre a octubre. Por eso, si quieres disfrutar de esta sabrosa fruta, aprovecha estas semanas para tomarlo fresco y sacar el máximo provecho a todos sus nutrientes, ya que el higo es especialmente rico en fibra, potasio y azúcares. Pasado este tiempo siempre puedes tomarlo desecado. Su consumo es muy práctico y rico en fibra, aunque no debemos olvidar si aporte calórico.

¿Cuáles son los beneficios directos sobre tu salud de comer higos?

• Produce sensación de saciedad debido a su riqueza en fibra, por lo que se trata de un alimento a tener en cuenta por los que sigan una dieta de adelgazamiento.

• El fruto maduro es digestivo y laxante, por sus numerosas semillas y su contenido en fibra. Estas propiedades lo convierten en un alimento muy adecuado en casos de irritación grastrointestinal y estreñimiento. Eso sí, no debes de abusar de ellos.

• Su alto contenido en potasio hace que el higo sea un alimento alcalinizante y con efecto diurético.

• Tanto frescos como deshidratados, los higos son un excelente reconstituyente gracias al tipo de azúcares que contienen. Por esta razón, se suelen recomendar a deportistas y a todas aquellas personas que llevan a cabo una intensa actividad física.

¿Cómo puedes integrar los higos en tu dieta de una manera rica y distinta? Desde Take Fruit te proponemos una receta original que seguro querrás probar. ¡Toma nota!

RECETA

Pizza de queso fresco de cabra, higos y miel

  • Ingredientes. 200 g de harina, 100 ml de agua, 25 ml de aceite de oliva, medio sobre de levadura de panadero, 1 cucharadita de sal.
  • Ingredientes para el relleno. 250 g de queso de cabra fresco, 4 higos morados, 25 ml de miel ligera, hojas de albahaca.
  • Elaboración. En un bol echamos el agua templada y el aceite, la levadura seca y el azúcar. Removemos con unas varillas y dejamos diez minutos para comprobar que la levadura hace espuma. Añadimos la harina con la sal y amasando con las manos hasta lograr una masa elástica y que no se pegue. La dejamos en un recipiente en un lugar templado una hora para que leve. Desgasificamos y la estiramos encima de una bandeja de horno o piedra de pizza. Precalentamos el horno a 220º C. Para el relleno, desmigamos 3/4 partes del queso y lo extendemos. Cortamos los higos en cuartos y los distribuimos por encima. Horneamos durante 20-25 minutos. Cuando veamos la masa cocida retiramos la pizza del horno y le extendemos el resto del queso en migas, la miel por encima y las hojas de albahaca fresca. Servimos inmediatamente.

Y tú, ¿cómo vas a disfrutar de los higos este otoño?